tecnologíaHace unas semanas viajaba a primera hora en el AVE a Madrid. Fui a la cafetería y pedí el sandwich del mes que se anunciaba en la carta-menú. Cuál fue mi sorpresa cuando me dijeron que no me lo podían ofrecer. No entendía nada, lo estaba viendo con mis propios ojos en la nevera del tren pero la respuesta fue: “el sistema no me deja”. ¿¡El sistema no te deja!?, le respondí perplejo… Y la señorita, que no tenía culpa de nada, me explicó que no se había cargado en el ordenador y la dirección de RENFE no le permitía vender nada de esa manera. Mi sorpresa fue aún mayor cuando me explicó que esta situación le sucedía con frecuencia durante las dos primeras horas de la mañana con ciertos productos. ¿Es esto una cultura de empresa orientada al cliente? ¿Por qué tan fácilmente dejamos insatisfechos a clientes como yo en este caso? Siempre digo que pensar en marketing es muy fácil, porque todos somos consumidores. Y yo desde ese día he sido un prescriptor negativo del servicio de cafetería de Renfe. En este caso porque no pude desayunar como me apetecía.

Pero no nos llevemos a engaños. La tecnología no tiene la culpa de que yo no me pudiese comer mi sandwich, el cual me apetecía tanto. La tecnología, como cualquier otro recurso o herramienta que está a nuestra disposición, la dirigen personas. Y son personas, en este caso responsables de este departamento de restauración, los que deben crear procesos y un CMI con su organización y proveedores para que a la hora que sale el tren, todos los productos de la carta estén cargados correctamente en el sistema y a disposición de los clientes.Si en una tienda no hay un código de un producto en la caja, o en un ordenador te dicen que hay existencias y no hay en realidad… detrás de todo esto hay un proceso de planificación, procesos, ejecución y control que ha fallado. Porque la tecnología está a nuestra disposición para hacernos la vida más fácil. Pero el ordenador no actúa ni toma decisiones por sí sólo si no ha sido programado previamente para ello.Cuando por tanto, frecuentemente oímos decir a directivos de cualquier sector: ¡La tecnología nos está parando el negocio! Probablemente él mismo y su equipo no estén haciendo buen uso de las posibilidades que le brindan. Y como toda herramienta de trabajo, si no se usa debidamente, claro que puede parar el negocio. Como cualquier otro factor que interviene en la cadena de valor de una compañía.

SOBRE EL AUTOR:

Notice: the_author_description está obsoleto desde la versión 2.8. Utiliza the_author_meta('description') en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317

Deja una respuesta

< Anterior Notice: previous_post está obsoleto desde la versión 2.0. Utiliza previous_post_link() en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317
De nuevo “Up and running”
Siguiente > Notice: next_post está obsoleto desde la versión 2.0. Utiliza next_post_link() en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317
En Momad Metrópolis, hablando del futuro de la distribución de moda en España