Acabo de leer el artículo  Are You Sure You’re Not a Bad Boss? de Harvard Business Review. Estoy muy de acuerdo con el estudio que Jack Zenger y Joseph Folkmany han realizado. A continuación lo resumo con mis propias aportaciones sobre el tema.

Cuando evocamos el término “mal jefe”, ¿qué nos viene a la mente? Escenas de una cara enrojecida reprendiendo a subordinados en público, jefes que toman el crédito por el trabajo de otras o que prometen algo y hacen todo lo contrario. Cortar comentarios. Gritar. Puedes continuar, seguro que estás pensando en muchas mas cosas.

Este es el típico comportamiento del mal jefe. Cuando vemos estas actuaciones en la televisión o en las películas, no podemos dejar de reír, incluso mientras estamos pensando “¡Menos mal que no hago esas cosas, no soy un mal jefe!”.

Pero esta investigación sugiere que las acciones ofensivas tan a menudo asociadas con ser un mal jefe representan menos del 20% de la conducta que realmente define a los peores jefes.

Cuando se analizó el comportamiento de 30.000 directivos a través de las evaluaciones de 360º de 300.000 compañeros, subordinados y jefes, se concluyó que los pecados del mal jefe son más a menudo los de omisión, no los de acción. Es decir, los malos jefes son definidos no tanto por las terribles cosas que hacen sino por ciertas acciones fundamentales que no hacen.

Mediante la combinación de conclusiones a partir de dos grupos: uno de 11.000 ejecutivos con menos puntuación en estos informes y otro grupo de directivos despedidos, Jack y Joseph han sido capaces de identificar los 10 mayores errores que contribuyen al fracaso de un líder, de mayor a menor importancia:

  1. La falta de inspiración, debido a la falta de energía y entusiasmo. Una y otra vez los líderes que fracasaron fueron descritos por sus colaboradores como poco entusiastas y pasivos. Este fue, de hecho, el más notable de todos sus defectos.
  2. La aceptación de un desempeño mediocre en lugar de excelentes resultados. Los peores líderes no fijaron objetivos ambiciosos, desencadenando en un desempeño mediocre.
  3. La falta de dirección y de una visión clara. El mal líder tiene una visión oscura del futuro, no sabe exactamente qué dirección tomar, y como es lógico, no comunican sobre el futuro de la empresa, dejando a sus subordinados sin un camino claro a seguir.
  4. La Incapacidad para colaborar y trabajar en equipo. Los malos líderes evitan estar en contacto con otros colaboradores, actúan de forma independiente, y no logran desarrollar relaciones positivas con sus compañeros. Los peores ven a sus compañeros como adversarios.
  5. El fallo de no predicar con el ejemplo. Decir una cosa y hacer otra es la manera más rápida de perder la confianza de todos los colaboradores y compañeros.
  6. El fallo de no querer mejorar y aprender de los errores. A veces, la arrogancia y la complacencia se combinan de forma peligrosa cuando los líderes van subiendo en la organización. Pueden pensar que han llegado a una etapa en su carrera donde el desarrollo y aprendizaje ya no son necesarios. Estrechamente relacionado con este fracaso es la incapacidad para aprender de los errores, volviéndolos a repetir una y otra vez.
  7. Una incapacidad para liderar el cambio o la innovación debido a la resistencia a nuevas ideas. Ya sea derivado de una falta de imaginación o simplemente por ser demasiado cerrado de mente, este defecto se manifiesta como un fracaso para aceptar las sugerencias de sus subordinados o compañeros.
  8. La falta de apoyo al desarrollo de otros líderes. Los líderes que no estaban interesados en ayudar a sus subordinados directos a desarrollarse, fueron considerados como managers mediocres. Se centran siempre en ellos mismos y no están preocupados por el éxito a largo plazo de sus empleados o su departamento.
  9. Las pocas habilidades interpersonales. Estos son los líderes que son maleducados, no tienen empatía, hablan mal, y menosprecian ya sea por mal carácter o por insensibilidad. Pero incluso estas deficiencias a menudo se manifiestan en las cosas  que estos líderes no hacen. Se incluyen en este grupo las personas que no escuchan, no hacen buenas preguntas, no conectan con los demás, y no alaban o no refuerzan el buen comportamiento y el éxito.
  10. La falta de sentido común que conduce a malas decisiones.

Si bien cualquiera de estos defectos podría ser suficiente para arruinar la carrera de un líder, la investigación de Jack Zenger y Joseph Folkmany demuestra que a este tipo de personas normalmente les caracterizan varios de estos rasgos mencionados y que uno de estos errores lleva a los otros. Como hemos visto, muchos de estos defectos provienen de las acciones que los líderes no hacen, más que de los errores obvios que sí cometen. Por eso, nos es mucho más difícil darnos cuenta de nuestras deficiencias como líderes y también es más difícil que los preciba la gente que nos rodea.

Peor aún son el tipo de personas que no se autobservan después de semanas y meses de trabajo conjunto, que no son capaces de hacer una autocrítica y de mejorar sus carencias. Si estás en este grupo, podrías estar yendo por el camino equivocado.

Por lo tanto es importante que te tomes el tiempo necesario no sólo para considerar que líder eres, sino ¿qué tipo de líder no eres?.

 

SOBRE EL AUTOR:

Notice: the_author_description está obsoleto desde la versión 2.8. Utiliza the_author_meta('description') en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317 Andrés Contreras es Director Comercial General para España, Portugal y Latinoamérica de la multinacional de moda Bestseller, que comercializa marcas como Jack & Jones, Vero Moda y Only en más de 9.500 tiendas. Profesor de Postgrado en IE Business School, ESADE y ESIC. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y Executive MBA. Perfil en Google

Deja una respuesta

< Anterior Notice: previous_post está obsoleto desde la versión 2.0. Utiliza previous_post_link() en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317
Vender en el exterior: descúbrelo por ti mismo.
Siguiente > Notice: next_post está obsoleto desde la versión 2.0. Utiliza next_post_link() en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317
La mercantilización de los blogs de moda