Últimamente parece que tenemos la fórmula mágica para lanzar un producto y que se venda. Parece que siguiendo los consejos de los expertos en marketing digital, comunicación y de redes sociales, tenemos el éxito asegurado. Es cierto que estas herramientas se han convertido en fundamentales en nuestra estragia comercial, pero para nada sustituyen a un producto mediocre; y aún más  difícil es que ayuden a relanzar un producto en fase de declive.

 

Hay muchos empresarios que realmente piensan que si crean una tienda virtual, abren una cuenta en Facebook y otra en Twitter ya han sentado las bases de su negocio. Parece que ahora se empieza por aquí.

En ocasiones contratan a un community manager, tan de moda en los últimos años; y muchos se asombran de que después de un aumento de ventas a corto plazo pasajero, la empresa vuelva a los niveles de venta que tenía antes de invertir en todo este lío. En ocasiones los ingresos caen incluso más.

¿Qué ha pasado? Pues que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Al cliente le podemos engañar con una promoción en twitter haciéndole que vaya a alguna de nuestras tiendas sólo una vez. Porque cuando vaya y no le aporte ningún tipo de satisfacción ni experiencia el producto, el establecimiento o los empleados, no volverá nunca más. Pero además, como ha sido persuadido por el humo del marketing, quedará decepcionado y transmitirá su decepción y malestar con la marca a su círculo más íntimo.

Hay muchos ejemplos de pymes que ya están publicitando sus productos haciendo campañas en Google cuando apenas han vendido en su barrio. Un amigo mío, pretendió hacerse rico vendiendo muebles de Bali creando una marca en internet. Le hicieron una magnífica página web, contrató una campaña de posicionamiento de su tienda online en la que podías acceder a las fotografías de todo tipo de muebles. Rápidamente, empezó a recibir órdenes de pedidos de toda Europa, pero desgraciadamente resultó en un absoluto fracaso: no tenía bien negociado el producto con los proveedores, tuvo problemas logísticos, de calidades. Le costó una fortuna este emprendimiento basado en el marketin, al que yo llamo marketing digital sin fundamento. Muchos muebles llegaban diferentes a los que el cliente inicialmente había elegido en la web, otros defectuosos…A muchos les tuvo que devolver el dinero y vender con grandes descuentos cerca de dos contenedores de muebles con todo tipo de irregularidades y retrasos en la entrega.

Por desgracia, esos mismos medios digitales que fueron los que le abrieron las puertas en un principio, fueron las que se la cerraron para siempre con todo tipo de comentarios negativos y recomendaciones de no comprar la marca.

Crea tu producto, mejóralo, vende en tu barrio y que tu cliente experimente lo que has preparado para él. Emociónalo cada día. Y cuando tengas controlada una y otra vez tu venta, tu merchandising, tus pedidos…entonces, y sólo entonces, llama a Google para hacer una gran campaña y que todos los clientes posibles vengan a verte.

SOBRE EL AUTOR:

Notice: the_author_description está obsoleto desde la versión 2.8. Utiliza the_author_meta('description') en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317 Andrés Contreras es Director Comercial General para España, Portugal y Latinoamérica de la multinacional de moda Bestseller, que comercializa marcas como Jack & Jones, Vero Moda y Only en más de 9.500 tiendas. Profesor de Postgrado en IE Business School, ESADE y ESIC. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas y Executive MBA. Perfil en Google

Deja una respuesta

< Anterior Notice: previous_post está obsoleto desde la versión 2.0. Utiliza previous_post_link() en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317
¿Por qué no cuadran las cuentas de resultados?
Siguiente > Notice: next_post está obsoleto desde la versión 2.0. Utiliza next_post_link() en su lugar. in /var/www/vhosts/andrescontreras.net/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 3317
Vender en el exterior: descúbrelo por ti mismo.